Home / Amor / Personas difíciles

Personas difíciles

¿Cómo hay que tratar las personas difíciles?

Lutero:

Si estás contento contigo mismo y te agradas, entonces no lo consideres como tu propiedad. No te des importancia y olvídate de quien eres, sé como ellos y ayúdalos. Aprópiate su pecado y si tú has hecho algo bueno, haz que cuente también para ellos. No te mantengas alejado de otros que comparados contigo parecen valer menos por lo que los evitas, prefiriendo estar solo. En cambio, ayúdales mediante paciencia, oración y siendo un buen ejemplo. De lo contrario enterrarías el talento del Señor.

Si Cristo solo hubiera querido vivir entre las personas buenas y fáciles y si exclusivamente hubiera querido morir por sus amigos, ¿para quién habría muerte y con quien podría haber convivido? Asume la actitud que Él demostró. El hecho de ser igual a Dios Él no lo consideraba como su propiedad, sino que lo utilizó para servir a otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *