Home / Matrimonio / Impulso sexual

Impulso sexual

Usted en primer instante prometió no casarse nunca, pero más tarde sí lo hizo. ¿Por qué?

Lutero:

Por el hecho de que hice mi promesa erróneamente y sin entender la situación, ya que estaba engañado por lo que la iglesia enseñaba. El matrimonio es necesario para casi todas las personas. Cuando Dios dice: ‘Fructificad y multiplicaos’ eso no es solamente un mandamiento sino algo que Él proporciona. Eso por lo tanto no es fácil de contener. Es igual de necesario como comer, beber, lavarse, dormir y estar despierto. Está en nuestra naturaleza que nos queramos multiplicar. Si quieres contener ese deseo no tendrás éxito y acabarás cometiendo pecados de fornicación, adulterio y otras estupideces. Es nuestra naturaleza y no la podemos determinar nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *