Home / Pecado / Interior y exterior

Interior y exterior

Si vives bien y justamente, ¿por qué sigues siendo pecador?

Lutero:

Nosotros solamente vemos el exterior y de ello poco se puede deducir. Dos personas pueden hacer lo mismo y sin embargo hacerlo de maneras muy distintas. Se trata de las intenciones con las que hacemos algo, de los motivos ulteriores y de la conciencia a la hora de hacerlo. Dios mira el corazón.

Por eso tiene poco sentido tratar de entender y reconocer el pecado observando tus obras y analizando qué es concretamente lo que has hecho mal. Tus obras son sólo síntomas y si te fijas en ellas no estás tratando con la enfermedad en sí. Si consigues reprimir los síntomas, interiorizarás el pecado y te convertirás en un hipócrita. El apóstol Pablo nos muestra otro camino: según él no tenemos que destripar el pecado de nuestros corazones, sino nosotros tenemos que ser sacados del pecado. Primero el árbol, después los frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.