Home / Ley / El problema es el desprecio

El problema es el desprecio

¿Exactamente, qué hay de malo en no guardar los mandamientos de Dios?

Lutero:

Infringir los mandamientos indica que sientes amor para ti mismo y desprecias a Dios y al prójimo. Las infracciones explican de qué manera das a Dios y al prójimo lo que no les corresponde mientras que no les proporcionas lo que sí les corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *